Padres y expertos debaten sobre calidad de educación sexual

Débora Solís, directora de la Asociación Chilena de Protección a la Familia, criticó que Chile aún está atrás en materias de educación sexual.

Click aquí para leer la nota en La Tercera

La falta de este tipo de formación en los colegios es un aspecto en el que todos coinciden. Libro sobre sexualidad de la Municipalidad de Santiago generó debate por su contenido.

Un factor importante en la prevención del embarazo adolescente y transmisión de enfermedades es la educación sexual que reciben los jóvenes. Padres, alumnos y expertos coinciden en que los colegios son un espacio fundamental para esta formación y debaten sobre la calidad y cantidad de horas dedicadas a esta enseñanza en Chile.

El Ministerio de Educación  (Mineduc) explicó que la comunidad educativa es la que define qué programas de sexualidad sigue cada establecimiento. “El Mineduc aporta con orientaciones para el diseño e implementación de programas sobre estos temas. Sin embargo, esas orientaciones no obligan a ningún sostenedor o establecimiento a optar por alguna de ellas en particular”, aseguró la institución.

En general, los establecimientos abordan temas de sexualidad en el curso de orientación. Al respecto, Marcelo Correa, de la Coordinadora Nacional de Secundarios, aseguró que aquello es “completamente insuficiente. No puede ser que sólo una hora a la semana sea dedicada para temas tan importantes como la inclusión o el conocimiento de uno mismo”, y apuntó a que es necesario incorporar un curso especializado de educación sexual en el currículum.

En esa línea, el presidente de la Corporación de Colegios Particulares, Hernán Herrera, aseguró que se debería apuntar hacia el desarrollo de una política nacional que “obligue a los colegios a abordar la educación sexual, pero sin pasar a llevar sus propios proyectos educativos”.

Por su parte, Débora Solís, directora de la Asociación Chilena de Protección a la Familia, criticó que Chile aún está atrás en materias de educación sexual. “En 2008, los gobiernos de América Latina y el Caribe firmaron un acuerdo sobre educación sexual. Cuando en 2015 se hizo la evaluación sobre el avance de los ministerios de Educación y Salud de todos los países firmantes, Chile quedó en el último lugar, con un nivel de cumplimiento de sólo un 27%”, explicó.

Polémica por libro 

Ayer, un libro titulado 100 preguntas  sobre sexualidad adolescente, publicado por la Municipalidad de Santiago, generó polémica por su contenido y abrió el debate hacia el tipo de educación sexual que entregan las escuelas.

Al respecto, Erika Muñoz, presidenta de la  Confederación de Padres y Apoderados (Confepa), opinó que el libro “es tremendamente negativo. Los valores en torno a la sexualidad deben ser tratados al interior del hogar”. Si bien destacó que es positivo que el texto aborda temas de prevención y cuidado, hay otras respuestas que calificó como más “pornográficas que educativas. Deberían haber tenido altura de miras”, aseguró.

Una postura similar tiene el presidente del Centro de Apoderados del Instituto Nacional, que pertenece a Santiago. “Se debería haber considerado a las familias, son ellas las que eligen el tipo de educación sexual que quieren dar a sus hijos, y hay algunas que son más liberales y otras más conservadoras”.

Por su parte, el gobierno apoyó la iniciativa de Santiago. “Nos parece muy bien que, en el marco de diálogos con jóvenes, estos temas surjan y se debatan, porque están en la sociedad. Uno no los puede invisibilizar, porque no desaparecen. Lo mejor, tanto como padres, madres, pero también desde las instituciones, es abordarlo con la responsabilidad y seriedad que ameritan”, señaló Marcelo Díaz, vocero de gobierno.

Por su parte, el subsecretario de Salud, Jaime Burrows, dijo que el tipo de preguntas que aborda el libro “no son extrañas o inventadas, yo mismo me he visto enfrentado a ellas. Ahí se reflejan consultas que hacen los adolescentes y que tienen que ver con muchos mitos que existen. Es bueno  que se recojan esas preguntas y se les dé una respuesta fácil y entendible”.

 

Fuente: Diario La Tercera.
Autor: C. Mardones y J. Herrera