Una respuesta de calidad para el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos de jóvenes

La Asociación Chilena de Protección de la Familia (APROFA) desde hace 16 años ha implementado un Modelo Integral para Jóvenes que se desarrolla en red con organismos de gobierno local, buscando que su quehacer técnico se descentralice a otros territorios, por medio de los denominados Centros Amigables para Jóvenes.

La modalidad tiene como objetivo proveer servicios clínicos y trabajo comunitario en Salud Sexual y Salud Reproductiva exclusivo para jóvenes con un enfoque de género y derechos. Así lo explica, la Directora Ejecutiva de APROFA, Débora Solís, “Los y las jóvenes constituyen la población prioritaria en la atención en salud sexual y salud reproductiva en cada uno de nuestros centros de atención. Esto tiene a la base la constatación de la baja adherencia que esta población tiene a la oferta pública en materia de acceso a servicios de salud, debido fundamentalmente a que estos servicios no cumplen con el estándar que ellos y ellas requieren para sentirse cómodos, y plantearse el regresar una siguiente vez por una atención”.

La intervención pionera realizada bajo este modelo se trabaja en conjunto con la Ilustre Municipalidad de Coquimbo, en donde la Subdirectora de la Dirección de Desarrollo Comunal (DIDECO), Mónica Álvarez, plantea “para nuestro Alcalde es importante este convenio que nosotros tenemos con APROFA porque ello nos permite trabajar con los jóvenes de la comuna y nos permite entregarles una atención más directa en espacios que ellos requieren, para que no sean, como muchas veces, invisibilizados por la comunidad”.

Álvarez destaca la importancia de generar un lugar dedicado a la sexualidad de la juventud en su comuna, ya que la desinformación o el poco acceso a lugares especializados en jóvenes “es lo que los detienen muchas veces para llegar a pedir algún tipo de ayuda”.

Lo anterior es reafirmado por la Directora Ejecutiva de APROFA, quien manifiesta que “se sienten discriminados, agredidos y expuestos a las opiniones de cualquier tipo de funcionario o funcionaria del servicios de salud acerca de su vida sexual. Nuestros centros, constituyen espacios donde encuentran atención de calidad y la seguridad de que su vida estará absolutamente protegida y quizás lo que más valoran pueda ser que efectivamente, encuentran respuestas que entienden y que les permiten tomar mejores decisiones para sus vidas”.

El convenio con el municipio de Coquimbo tiene 16 años de vida, permitiendo ubicar a APROFA en la región como un referente en políticas locales en sexualidad para jóvenes. Su intervención, el “Centro Amigable para Jóvenes y Adolescentes de Coquimbo”, cuenta con un equipo multidisciplinar compuesto por una coordinadora, una matrona, una psicóloga y una asistente social.

Las profesionales atienden a personas de entre 10 a 24 años de edad, brindando prestaciones de salud sexual y salud reproductiva, tales como: Diagnóstico de Embarazo, Embarazo No Deseado, Atención clínica en Regulación de Fecundidad, Entrega de Métodos Anticonceptivos, Control Ginecológico, Diagnóstico y Tratamiento de ITS, Atención de Diversidad Sexual, y Anticoncepción de Emergencia. Las prestaciones van acompañadas de un proceso de consejería con enfoque de género y derechos.
Con respecto a la educación comunitaria, el equipo trabaja en la promoción y difusión de una salud sexual y salud reproductiva responsable, lo que se realiza en diversos centros educativos formales e informales de la comuna.

“Contar con un espacio especialmente diseñado para ellos y ellas, con un equipo permanente preparado en relación a consejería, metodología para trabajar con jóvenes, el desarrollo de prevención y promoción, son temas clave a la hora de hablar de la eficiencia y la eficacia de nuestro Centro”, concluye la coordinadora del Centro Amigable para Jóvenes, Sandra Vásquez.

Jornadas Educativas

En la última visita técnica que realizó APROFA, a la par de las reuniones de coordinación, se generó una instancia de capacitación dedicada a formar en “Educación Integral de la sexualidad desde la perspectiva de género y el enfoque de derechos”.

La instancia educativa, realizada el 27 y 28 de julio, tuvo a más de cincuenta participantes provenientes de programas municipales dedicadas a la protección de la infancia, los derechos de la mujer, la erradicación de la violencia de género, y profesionales de los departamentos de salud y educación.

La psicóloga de la Oficina de Protección de los Derechos del Niño del Municipio de Coquimbo, María Graciela Astudillo, destaca “haber compartido con profesionales de distintas áreas que se encuentran acá, especialmente con los estudiantes, pudimos intercambiar algunos saberes. El análisis super interesante que se ha dado aquí en la mañana, referente a la parte más antropológica, más historia de la sexualidad, la cual ha sido muy interesante reflexionar con nuestras propias vivencias y también llevarla a la realidad actual, que en algunas cosas ha cambiado y en otras persisten ciertas ideas, creencias, mitos que existen respecto a la sexualidad”.

Por su parte, Camila Cortez, Monitora del Centro de la Mujer Rayún, sostiene que “Un foco de intervención es darnos cuenta de las perspectivas que tenemos, considerando que hay usuarias de 16 años y usuarias adulto mayor, y entender que cada una de ellas tiene una sexualidad diferente, y que nosotros vamos a tener que ir trabajando caso a caso”.

En ambas jornadas de capacitación participaron educadores formales e informales provenientes de diversos contextos educativos y rangos etarios.

Gianina Jara, que ejerce como orientadora de la Escuela Coquimbo, afirma “Me ha parecido muy importante, he actualizado mis conocimientos, terminologías que en mi tiempo no se conocían, como el estudio de la sexualidad ha ido evolucionando desde mi tiempo hasta ahora. Así que por eso me voy muy contenta, porque voy a llegar con nueva energía, con nuevas ideas sobre la sexualidad y así seguir apoyando a los jóvenes y niños de mi escuela”.

En tanto, tres estudiantes de educación secundaria que desarrollan la labor de monitores y monitoras de salud sexual en el Centro Amigable para Jóvenes de Coquimbo comentan que “En la capacitación aprendimos varias cosas que no sabíamos, y con esto vamos a poder explicarles a los otros chicos”, sostiene Jeymy de 15 años. A su lado Kevin -de unos 16 años- agrega “Hay personas que no saben informarse o sus padres no pueden informarles, o no tienen la confianza para saber informales sobre la sexualidad”.  Susana, de la misma edad, finaliza diciendo “A veces no es la confianza sino el conocimiento para poder explicarles las cosas a sus hijos”.

La formación de carácter constructivista buscó que los y las participantes reconocieran los derechos sexuales y derechos reproductivos de las juventudes, así como reflexionarán en torno a herramientas y estrategias para trabajar desde un enfoque de género y derechos en sus contextos de acción.
Sobre la metodología, David de la Agrupación “Olla Feminista” propone “Con lo que me quedo es eso, que al final, son ellos, los niños, los jóvenes, las jóvenes que comienzan a construir su propio concepto de sexualidad, su propio concepto de identidad”.

Proyecciones

Durante este año el modelo busca dar un salto en la cantidad y calidad de sus servicios,  para ello, se está desarrollando un trabajo con otros departamentos del Municipio, “Después de 16 años de convenio entre APROFA y la municipalidad de Coquimbo, queremos darle un nuevo impulso, con dos áreas que también son de nuestro municipio como son Salud y Educación, para que en conjunto podamos continuar trabajando por los jóvenes de la comuna. Ambas áreas trabajan con la población juvenil de Coquimbo pero nos ha faltado coordinación para ayudar a prevenir las situaciones de riesgo en lo que respecta a la sexualidad hoy en día”, explica la representante de la DIDECO.

Se espera continuar trabajando exitosamente por la población juvenil de esta y otras comunas, ya que “Nuestra Institución está en la tarea de crecer en más y más centros, porque sabemos que estamos dando una respuesta que la política sanitaria desde el Estado no está entregando”, concluye la Directora Ejecutiva de APROFA.