El aborto ¿está incluido en el cuidado de la salud materna?

Esta semana, la IPPF/RHO se une a los defensores de salud del mundo para celebrar el derecho de toda mujer a la dignidad, respeto y cuidados de salud de calidad en el Día Internacional de la Salud Materna y sus Derechos. La salud materna abarca la salud de la mujer durante el embarazo, el parto y el período post-parto, y puede incluir un número de servicios como los exámenes prenatales, apoyo de una dula, y cuidados post-parto.

A pesar de lo crítico que es el servicio del aborto dentro de los cuidados de la salud reproductiva de la mujer, muchos todavía se preguntan: ¿tiene el aborto un lugar en el cuidado de la salud materna? La respuesta es un contundente SI. El hecho es que el aborto inseguro contribuye a la morbilidad y mortalidad materna en todo el mundo, y ha causado en el 2008 un 12% de todas las muertes maternales en Latinoamérica y el Caribe. Claramente, el dialogo sobre el cuidado de la salud materna integral e inclusiva no estaría completo sino incluimos el aborto.

Latinoamérica y el Caribe es una de las regiones más opresivas en cuanto a cuidados abortivos y derechos en el mundo, con seis países prohibiendo totalmente el procedimiento y solo tres países/territorios garantizándolo sin restricciones en cuanto a la razón. Sin embargo, los defensores siempre han sostenido que hacer del aborto un acto ilegal no hace que el problema desaparezca. En el 2008, un sorprendente 95% de los 4,4 millones de abortos hechos en la región fueron clasificados como inseguros. ¿Quién paga el precio? Desafortunadamente, la mayoría de las mujeres que sufren un aborto inseguro y sus consecuencias son pobres, pertenecientes a una minoría, y/o mujeres rurales sin otras opciones. Como resultado de un aborto inseguro, cerca de 1 millón de mujeres en Latinoamérica y el Caribe son hospitalizadas cada año debido a complicaciones, incluyendo pérdida masiva de sangre e infecciones.

Los hechos y las cifras cuentan solo una parte de la historia. El impacto real que tiene el aborto inseguro sobre la salud de las mujeres y sus vidas puede ser observado a diario en toda la región. Con esto en mente, la República Dominicana (RD) hizo historia en diciembre pasado cuando su Congreso votó la despenalización del aborto en casos de violación, incesto, malformación embrionica y para salvar la vida de la mujer. Chile podría ser el siguiente, dado que la Presidente Michelle Bachelet presentó un proyecto a principios de este año para despenalizar el aborto bajo las mismas circunstancias que la RD. Si se aprueba, sería un paso gigantesco dado que Chile es uno de los pocos países en el mundo que prohíben por completo este procedimiento.

De tener alguna duda, Chile no tiene que mirar más allá de su vecino al este, Uruguay. En el 2012, esta pequeña –pero progresista- nación sudamericana aprobó la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, la cual permite el aborto (cualquiera sea la razón) durante el primer trimestre, durante las primeras 14 semanas en casos de violación, y sin restricción cuando la vida de una mujer corre peligro de muerte o existen severas anormalidades fetales. Es un gran paso, aunque todavía requiere que la mujer que busca acceso a servicios de aborto seguros deba completar consultas con ginecólogos, psicólogos y el equipo de trabajo del hospital durante el proceso.

“Esta ley significa un gran avance para la salud pública y la sociedad uruguaya porque la mujer ya no corre riesgo (de un aborto inseguro)”, dice Ana Labandera, Directora Ejecutiva de Iniciativas Sanitarias, nuestra Asociación Miembro en Uruguay. “El derecho del ciudadano a la salud, a cuidarse por sí mismo – esto es un derecho humano básico y debemos protegerlo. Teníamos una alta tasa de mujeres que morían como resultado de abortos ilegales e inseguros, así que fue un paso importantísimo para nuestra salud pública. A pesar del progreso logrado, no deberíamos dejar de avanzar”.

El aborto juega entonces un papel importante en el cuidado de la salud materna integral e inclusiva ilustrado ampliamente en Latinoamérica y el Caribe, así como en el resto del mundo-. Cuando las mujeres poseen el derecho humano fundamental de acceder a cuidados de salud materna de calidad y asequibles, incluyendo el aborto, se encuentran empoderadas para tomar las mejores decisiones posibles para ellas, su futuro y sus familias.

Fuente: IPPF – Región del Hemisferio Occidental. 9 de abril de 2015