La literatura y los derechos sexuales y derechos reproductivos

A pocas semanas de que termine el plazo para participar del Primer Concurso de Cuentos dedicado a los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos en Chile, quisimos conversar con literatos y literatas que componen el jurado que escogerá a los relatos ganadores.

Se trata de dos escritoras, un escritor y un poeta, parte de una oleada emergente de artistas comprometidos con la defensa de los derechos humanos, el feminismo y la crítica social. Son Hugo Hinojosa, Josefa Araos, June García y Diego Alfaro.

A continuación, les dejamos reflexiones de June y Diego, quienes responden sobre literatura y activismo social.

¿Por qué se vincularon a la literatura?

June: Tuve el privilegio de crecer en una casa donde se leía mucho, aprendí a leer antes de lo que me correspondía escolarmente y no era una niña muy sociable, por lo que la mayor parte del tiempo la pasaba leyendo. Pasaba mis recreos en la biblioteca por lo general y lo mejor de los veranos era que iba a tener mucho tiempo para leer los libros que yo quería. De la lectura pasé al placer de escribir fácilmente y aquí estoy, escribiendo y leyendo.

Diego: Porque en un momento no quedó otra. De niño nunca pensé en ser poeta ni escritor, y no fue hasta que la lectura comenzó a expandirse como un río fuera de cause, que empecé a escribir y escribir cada vez más. Era y es mi salida para muchas cosas, mi momento de tranquilidad, pero también de trabajo y de concentración, pero sobre todo de conexión con la experiencia y el lenguaje: ahí se une todo, lo que sentí, las plantas que miré, un recuerdo, algo leído o descubierto al pasar.

¿Es importante la relación de la literatura y el arte con la defensa de los Derechos Humanos?

June: Muy importante, la cultura es parte fundamental de los avances para los países, porque canaliza mensajes relevantes de forma que se puedan digerir e internalizar más fácilmente. En un país como Chile donde hay tan poca cultura de derechos humanos es necesario hacer trabajos en todos los frentes posibles.

Diego: La literatura trabaja con lo que define al ser humano: el lenguaje. Por lo que es intrínseca su relación con las palabras y los emisores de esas palabras, de las migraciones que hacen de una lengua a otra o de cómo se transforman en el tiempo. En ese sentido concuerdo con el poeta Enrique Lihn, que decía que existe una unidad intrínseca entre la ética y estética, en el hecho de cuestionar con las palabras la existencia y el poder, los condicionamientos y las ideologías. Ningún discurso que cree realidad es ajeno a la poesía y por lo tanto a la literatura, ningún discurso que someta le es ajeno.

¿Qué piensan de la Ola Feminista y sus demandas?

June: Pienso que es de las mejores cosas que le han pasado a Chile en el último tiempo, ver como tantas mujeres se levantan y alzan la voz contra la violencia patriarcal es hermoso y esperanzador. Me parece que la demanda de la educación no sexista es algo tremendamente importante en el día de hoy, porque ahí es uno de los lugares donde más se reproduce la violencia hacia las mujeres y si queremos verdaderamente terminarlo de raíz, tenemos que repensar nuestra educación.

Diego: ¡Ya era hora! Es algo que se veía venir y que apoyo extensamente. Hoy por hoy el primer trabajo que debemos de hacer como seres humanos es el de preguntarnos cómo fuimos y somos formados, qué ideas o conceptos e incluso actos que cometemos no están enmarcados en una lógica del machismo, de la destrucción del medio ambiente o de la discriminación racial. Una educación No Sexista significa no realizar la vieja división de géneros, no enmarcar el sexo en un acto regido por el poder o la religión, pero requiere no sólo determinación, sino que sobre todo rigurosidad: aprender es descubrir un continente desconocido.

¿Qué opinan de la educación sexual para niñas/os/es y jóvenes?

June: La educación sexual que reciben los y las jóvenes en los colegios y liceos es muy pobre, muy limitada, además de machista claramente. Solo nos enseñan sobre relaciones sexuales heterosexuales, es demasiado falocéntrica y pensada solamente desde la anticoncepción (con tintes muy demonizadores del sexo). En vez de aceptar que la gente joven está teniendo relaciones sexuales desde una edad muy temprana, se trata de educar desde el miedo y el tabú. Los y las jóvenes queremos saber sobre sexo porque nos gusta y no lo vamos a dejar de hacer, y lamentablemente, el único otro educador sexual actual es el porno. Por eso necesitamos una educación sexual integral, feminista, que se preocupe de temas tan relevantes como la efectividad y el placer.

Diego: Estamos viviendo en un tiempo hiperconservador y es necesario volver a ciertas raíces en donde la educación sexual no era ni un crimen, ni una perversión. Los pueblos originarios, por ejemplo, poseían importantes ritos de iniciación o los mismos griegos peregrinaban a zonas dedicadas particularmente al conocimiento de los misterios del sexo. Hoy cuestionarla educación sexual es como cuestionar si es bueno comer o tomar agua. Ahora, es tan importante, como que la educación vuelva a enseñar otras cosas que tienen completa injerencia en nuestra vida (y no tanta cosa que al final no sirve para nada).

¿De qué forma este concurso de cuentos permite construir espacios educativos integrales, novedosos y diversos?

Diego: Me parece que este concurso abre a un tema tabú no sólo en las casas sino que también en las salas de clases. Mirar el sexo como algo oscuro y malo, es no entender el sentido mismo de estar en este planeta y de tener un cuerpo. Escribir sobre esto nos puede liberar o alertar sobre ciertas conductas, nos hacer perder el miedo, criticar y comprender un hecho que debiera de ser más luminoso que sombrío.

June: Primero quita la idea de que no hay que hablarle de sexo a los y las niñas más pequeñas, eso lo hace novedoso. Además da la oportunidad que gente joven escriba sobre estos temas, gente que puede tener miradas mucho más certeras sobre lo que se piensa de la sexualidad a esa edad. Y todo esto se hace a través de la literatura, que es un canal muy hermoso y efectivo para hacer llegar mensajes e ideas.