Dialogar por nuestros derechos sexuales y reproductivos

Porque en democracia es legítimo conversar sobre los temas que a la ciudadanía le interesan y afectan en su vida diaria, es momento de hacernos cargo de las deudas con los derechos sexuales y derechos reproductivos de las personas que habitan en nuestro país.

La demanda de organizaciones de derechos humanos y feministas por un aborto libre que fue respaldada por una marcha a nivel nacional, en la que sólo en Santiago más de 100.000 personas salieron a las calles, es una conversación que el parlamento y el Gobierno tienen pendientes.

Llevamos décadas solicitando a las autoridades de diferentes colores políticos que esta realidad sea tratada con la seriedad y complejidad que se merece porque el aborto es un tema de salud sexual y salud reproductiva de las mujeres, que debe ser separado de las apreciaciones morales y religiosas.

No son buenas señales que se cierren las puertas a la discusión sobre el tema como tampoco que en el intento de reforma constitucional con enfoque de género se hayan dejado fuera indicaciones que buscaban asegurar el resguardo de la vida de las mujeres, visibilizar a las diversidades sexuales y resguardar el derecho a una educación inclusiva y no sexista.

Invitamos a dialogar a aquellos y aquellas que toman las decisiones e implementan las políticas públicas en Chile en una conversación que defienda la dignidad de las personas y que no replique discursos de odio ni violencia.

Débora Solís Martínez

Directora Ejecutiva de APROFA