El juicio y la decisión de ser madre

Los hijos e hijas se transforman en un obstáculo para el crecimiento de las mujeres en las esferas públicas.

El movimiento “Childfree” toma cada vez más fuerza en el mundo y enfrenta los prejuicios socioculturales a los que se ve expuesto. En Chile, el rol principal de la mujer por años ha sido el de dar a luz, pero todo ha cambiado este último tiempo.

Desde los tiempos de la Revolución Industrial se impuso el rol de la mujer como aquella que, contrario al rol productivo del hombre, debía quedarse en casa a proveer de alimentación a su familia, hacer los quehaceres del hogar, dar a luz y criar. En el último tiempo ha ocurrido una total irrupción a este rol socioeconómico y cultural interpuesto por la sociedad, que permite a la mujer, hoy en día, cuestionarse y optar a querer ser madre. Aunque muchos y muchas crean lo contrario, plantearse la maternidad como una decisión tiene directa relación con la creación de la píldora anticonceptiva, aunque siempre existió el aborto clandestino y en situaciones de inseguridad.

“Una de las principales razones que tienen las mujeres es poder crecer laboral y académicamente. Lamentablemente, en un sistema patriarcal como el nuestro, los espacios laborales y académicos se piensan y construyen de y para los hombres, donde las mujeres tienen que acomodarse y no al revés. Así, como la maternidad sigue recayendo casi en su totalidad en las mujeres, los hijos e hijas se transforman en un obstáculo para el crecimiento de las mujeres en las esferas públicas. Existe mucha discriminación todavía en la esfera pública hacia la mujer, tanto para las que no deciden ser madres, como para las que quieren crecer en estas áreas y ser mamás al mismo tiempo”, asegura Anja Knobloch socióloga del Área de Planificación y Gestión de la Asociación Chilena de Protección de la Familia, Aprofa, añadiendo, además, que esta debe ser una decisión libre y sin presión, no por obligación, ni por temas de discriminación u oportunidades.

En Aprofa, en donde se trabaja con mujeres en salud sexual, creen que la maternidad cómo decisión debe ser una posibilidad para todas por igual. Un derecho fundamental al que las mujeres, y las personas gestantes en general, puedan optar por cuándo, cómo y cuántos hijos tener. Por esta misma razón, tienen a disposición de las usuarias la plataforma Tienes Opciones, en donde se brinda información segura, confidencial y desde un enfoque de género y derecho, sobre las distintas alternativas, formas y métodos que tienen las mujeres al momento de decidir no ser madres. Al mismo tiempo, se les orienta a la personas gestantes en cómo poder hacer valer sus derechos en este aspecto, frente a un aparato estatal que constantemente nos vulnera en materias reproductivas y derechos sexuales.

Para Anja, aquellas mujeres que deciden no ser madres, probablemente serán tildadas de egoístas, inmaduras y antinaturales, además de parecer que también se las invalida en lo que respecta a la crianza u opiniones en relación al cuidado de niños/as, por más que muchas veces se encuentran muy capacitadas, sea por estudios, trabajos u otros.

“También existe el miedo desde muchos espacios laborales, que cuando llegan mujeres que no quieren tener hijos, son cuestionadas en su decisión, asumiendo, muchas veces, que cambiarán de opinión en algún momento, volviéndose un potencial “riesgo” para las empresas. De todas formas, la maternidad nunca debe ser un tema en cuestión al momento de solicitar algún trabajo y jamás debería considerarse como un factor negativo”, comenta.

Es muy importante que se deje de romantizar la maternidad y se hable de ella tal como es, con sus lados positivos y negativos; que los niños/as crecen, y que es algo, finalmente, de y para toda la vida. No se es menos mujer por no serlo, no eres egoísta, ni tampoco inmadura y tienes derecho en decirlo, declararlo y optarlo.